Lápiz y pincel by mabm


httpses-pinterest-com
http://es.pinterest.com

Él vivía entre pinceles y acuarelas. Sabía reproducir el mundo en un lienzo con una sencillez exquisita. Todas las mañanas a la misma hora, cuando la ciudad empezaba a despertarse, la observaba cruzar la calle a través de la amplia vidriera de su estudio y detenerse a contemplar los paisajes de cuento de hadas al óleo que asomaban por la ventana, mientras permanecia oculto detrás del desgastado caballete de madera. Pero pintarla siempre se le atravesaba entre los dedos y la tela, no era capaz de desentrañar esa sutil diferencia que la hacía hermosamente distinta a las demás; le resultaba insoportablemente complicado mezclar los colores adecuados para emular el brillo de sus ojos y esbozar la armónica curvatura de sus labios.

A ella le encantaba tejer historias, tenía una sensibilidad especial para hilar emociones y no temía mostrar sus sentimientos. Él, tras cada frustrado intento por dibujarla, la leía ávido de acariciar sus letras y besar sus palabras.

Ahora él solo pintaba para ella y soñaba con cogerla de la mano y llevarla a esos lugares que recreaba con su paleta de colores. Y ella solo escribía para él, para ese desconocido que se escondía tras aquellas pinturas de las que deseaba formar parte. Porque ambos se enamoraron de su alma, que se dejaba ver entre pinceladas y versos.

Octubre 2016

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s