Alas rotas by mabm


Una historia de ángeles caídos

brokenwings-de-andre-wee

 Imagen de http://andre-wee.com/

Las dudas no paraban de asaltarla. Los miedos hacía mucho tiempo que los había superado. Ahora no era tan frágil como un año atrás y lo que ayer le había hecho llorar hoy la hacía más fuerte. Su ala rota comenzaba a sanarse, la otra resultó irrecuperable, pero no renunciaba a volar. Entonces el destino, travieso, les hizo coincidir en el lugar y momento adecuado y se hicieron algo más que amigos, con una promesa de por medio: no enamorarse. Y cada noche se comían a besos y se hacían el amor, a veces con rabia por lo que empezaban a sentir y otras con infinita ternura.

—¿Lo sabes verdad? —le preguntó ella con un leve rubor que coloreaba sus mejillas.

—¿Qué? ¿Qué me amas? —respondió él—. Eso ya lo sé, lo leo en tus ojos.

—¡No seas tonto! —le atacó ella con la almohada—. Me refiero a que no se puede volar sin dos alas, pero que con una sola no es imposible.

—Me da miedo volar —se limitó a contestarle—. Ya me caí una vez y no quiero volver a hacerlo.

—¿Y si te agarro fuerte de la mano y no te dejo caer? —le sugirió ella—. Así entre tu ala y la mía podremos abrirnos camino entre las nubes y apearnos en la luna, después de hacer escala en la osa mayor.

Él no articuló palabra alguna. Se giró hacia el otro lado y se quedó dormido, o fingió hacerlo. Entonces ella comprendió que el miedo que le atenazaba el alma y lo envolvía como una férrea coraza era mayor que el amor que sentía y que nunca habría luna ni estrellas.

Noviembre 2016

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s