Historias de Navidad (II) ©by mabm


santacoke.png
Imagen de Pinterest

 

Todas las mañanas en el mismo semáforo, que casi siempre me pilla en rojo, de camino al trabajo, está el mismo hombrecillo: barba blanca blanquísima, ojos azul cielo, mejillas rechonchas, barriga prominente… No sé su nombre, pero yo le llamo Santa Claus porque es clavado al Santa Claus del anuncio de la Coca-Cola; así que, como podéis suponer, de hombrecillo no tiene nada.

Toca al cristal del lado del conductor como quien llama a la puerta y, llevándose la mano a la boca juntando lo dedos, adivinas que te está pidiendo ayuda para comer. Intento mirarle cuando niego con la cabeza porque he aprendido que si le dices que no mirándole, se va a otro coche, pero si no le miras, insiste. Pero para nada siento temor, tendríais que verle, es un bonachón que, por vecinos del barrio, me he enterado que está malito, que algo en su cabecita no marcha bien, que vive con su hermana y que al menor descuido de esta, se le escapa para pedir dinero que luego emplea, si le llega, para tomarse un gin, si no, lo echa en el tragaperras; pero no me da miedo, sino más bien ternura. Hace un par de días me volví a topar con él, otra vez el semáforo me hizo la pirula y se puso en rojo y claro, me tuve que parar; y otra vez ocurrió lo mismo. Pero esta vez le dije que no llevaba nada y me señala el asiento de mi derecha con el dedo, me giro y allí estaba mi bolso; no puede evitar echarme a reír, no de él, por supuesto, si no de lo ingenioso del asunto. Él se rió también y se fue a otro coche; el próximo día llevaré algo a mano y se lo daré.

De todos modos, todo eso hace que me sienta con el culo por tener un techo en el que guarecerme cuando el frío aprieta y un plato sobre la mesa cuando tengo hambre muerde.

Seguro que hay más de un desalmado que piensa que no hace más que tocar las narices y a más de uno le he visto dedicarle un mal gesto (a quienes les he hecho yo la pirula al ponerse en verde, cerrándoles con el coche; es mi pequeña venganza), pero de lo que no me cabe ninguna duda es que lo que toca son las consciencias, si es que las tienen.

Diciembre 2018

Anuncios

13 respuestas a “Historias de Navidad (II) ©by mabm

  1. Todos somos ese hombre en potencia. No debemos descartar nunca el destino que nos puede deparar la vida. Seamos sensibles especialmente con aquellos que menos tienen y más necesitan. Y no juzguemos fácilmente, porque con la vara que mides serás medido. Feliz Navidad.

    Le gusta a 3 personas


  2. EL PAYASO DE LA COCA-COLA
    Papá Noel es el icono de las navidades para todos los niños del mundo, pero ahora le acusan de dar mala imagen y promover un estilo de vida poco saludable convirtiéndose así en una mala influencia.

    Según Nathan Grills, experto en salud pública de la Universidad de Monash en Australia, la actual imagen de Papa Noel promueve la obesidad, conduce bajo los efectos del alcohol, lleva exceso de velocidad y tiene un estilo de vida poco o nada saludable. Nathan Grills ha revisado información disponible en la literatura y en diversas páginas web y ha llegado a la conclusión de que Papá Noel da mala imagen, publicándolo en la revista digital British Medical Journal dedicada a la Navidad.

    Según este experto Papá Noel recibe demasiado coñac y dulces en Nochebuena cuando debería inclinarse más por la comida sana y viajar más a pie en lugar de ir todo el tiempo en trineo. Cree que produce un impacto negativo en la salud pública, en los niños americanos es el único personaje de ficción más conocido que Ronald Mcdonald el payaso de la cadena de comida rápida.

    El que le dejen una copa de licor (en España suele ser leche) para desearle un buen viaje como tradición promueve la conducción bajo los efectos del alcohol, aunque se ha prohibido producir imágenes en las que Papá Noel salga fumando aún se pueden encontrar en internet algunas en las que sale con una pipa. Santa Claus tiene una imagen que vende mucho, a la vista está los anuncios de Coca Cola que utilizaron a este personaje como protagonista para promover su bebida.

    Pero la crítica de Nathan Grills no acaba ahí, según publica en la revista Santa Claus también podría ser trasmisor de enfermedades infecciosas, ya que afirma que estornuda o tose unas diez veces al día, por lo que todos los niños que se sienten sobre él para pedir regalos podrían contraer la gripe A.o la B.

    El autor indica que antes de llamar la atención sobre las autoridades sanitarias hay que realizar más estudios al respecto, pero ya de entrada propone una nueva imagen de Papá Noel más delgado y corriendo sobre una cinta de ejercicios.

    Le gusta a 1 persona

  3. Buenos días, no soy mucho de Papa Noél, ni de San Nicolás, me gustan mucho más los tres Reyes Magos que vienen desde Oriente en sus camellos cargaditos de regalos jjjjjjjjjjjj Muy bonita la entrada y me parece precioso que traigas a esos “Papá Noel” que están en los semáforos y que se merecen todo el apoyo y cariño y no el desprecio con que muchas veces son tratados. Un abrazo, Feliz Navidad y te deseo todo lo mejor para el 2019

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s