Ella ©by mabm


 

ee4101c3a7f93a6fe2151783304acae5
Imagen de Pinterest

Se le quebró la voz al pronunciar su nombre de nuevo… después de tanto tiempo. Sabía que no era ella: que no era su pelo, aunque tuviera el mismo tacto; que no eran sus labios, ni sus besos, aunque supieran a ella; ni sus mismos ojos, aunque miraran igual; ni siquiera su misma piel, aunque oliera como la suya. No era ella quien dormía cada noche en el lado izquierdo de su cama. Porque ella ya no volvería. La había perdido hace tiempo, mucho tiempo, mucho más del que cualquier corazón en su sano juicio sería capaz de soportar. Y a pesar de su níveo cabello, no había ni un solo (maldito) día en que no pensara en ella y maldecía la hora en que la dejo ir. Y esa era, precisamente, su cruz y condena.

Él quería a Laura, estaba claro, ¿cómo si no hubiera podido pasar tantos inviernos al lado de alguien a quien no amaba, por quien no sentía (nada)?

Laura era el amor de su vida, su compañera, amiga, amante… la madre de su hija… Pero ella… ella era su vida.

Noviembre 2019

19 respuestas a “Ella ©by mabm

  1. No es grave; con unos cuantos chupitos de ron seco, una noche de boleros en compañia de amigos que te soporten, y sobre todo: capacidad para no olvidar y acostumbrarte a las ausencias, es suficiente… espero.
    Salud, gracias por escribir.

    Le gusta a 2 personas

  2. En el momento que la dejas “ir” ….. no te interesa. Si después hay lamentos, previamente no hubo ni amor ni conocimiento. Solución simple para situación ¿compleja?. Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s