La noche aquella ©by mabm


ilustración de Bernie Wrightson para la novela Frankenstein, de Mary Shelley
Ilustración de Bernie Wrightson para la novela Frankenstein, de Mary Shelley

 

Me enamoré de ti una noche que se suponía debía ser buena. La noche aquella en que te partieron en dos. Lo hice de tu corazón y tus alas rotas, de tus heridas que tardarían en ser cicatrices.

Me enamoré y no fue buena idea. Lo hice y me dejaste de lado. Me pusiste la cruz. Y no entiendo que, si tan grande fue el pecado, no ardamos los dos en el infierno.

Diciembre 2019

9 respuestas a “La noche aquella ©by mabm

  1. Hay pecados que resultan totalmente necesarios; y hasta el más ardiente averno deviene más interesante que el vacío de la inacción más cobarde. Y usted de apocamiento es de lo que menos va a poder alardear… para dicha de propios y extraños.

    Don’t stop… please.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s