Síndrome de Estocolmo ©by mabm


Imagen de Pinterest

Voy a liberar tu nombre de mi boca. Lo dejaré salir lenta… suavemente, rozando mis labios, como los besos que expiraron en los tuyos. Vocalizaré cada uno de tus fonemas de manera que sea inaudible a oídos ajenos… Solo al viento… como las palabras necias que pasan sin pena ni gloria.

Voy a liberar tu recuerdo de mi memoria. Lo diluiré en formol el tiempo justo para que el olvido metastatice mi circuito neuronal en imprudente sinapsis.

Voy a liberar a mi corazón de tu pesado lastre. Desenredaré el nudo de mi garganta que me impide decirte adiós.

Voy a dejarte ir. Pero… si alguna vez te das cuenta que me quieres, no hagas caso, es solo un efecto secundario de la cautividad.

Abril 2020

9 respuestas a “Síndrome de Estocolmo ©by mabm

  1. Tocayita, muy bien que la pluma nuevamente resucitara. Aquí cabe el dicho: «Lo que no te mata te hace fuerte».
    Creo que tu secuestro de tu corazón y mente, es hora de ponerlo en una congeladora y poco a poco abrirla para que estos vayan derritiendo poco a poco…
    Por favor cuídense…
    Tony Mola

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s