La castañera ©by mabm


Estaba hecha de hojarasca… Tanto amó aquellos brazos que un otoño antes la habían mecido y tan bien alimentó al pequeño castaño desde su copa, que la madre Tierra, agradecida, le concedió su mayor deseo: la convirtió en mujer para que pudiera ser madre.

Los aldeanos del diminuto pueblecillo al pie de la colina desde donde ambos habían oteado el infinito tantas veces, atraídos por la extraña familiaridad que les despertaba aquella muchachita, le ofrecieron un cálido techo en el que guarecerse del cortante invierno que castigaba esos lares. Ella, a cambio, asaba deliciosas castañas que iba repartiendo puerta a puerta.

Cuentan que siempre encontraba un momentito para subir al cerro a darle un beso de buenas noches a su arbolito, hasta que…

Hasta que una sedienta y agónica noche de agosto, desde los llanos, sus habitantes vieron a un monstruo envuelto en llamas vomitar humo de color ocre.

Y ella nunca regresó.

Febrero 2021

Una respuesta a “La castañera ©by mabm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s