A la de una, a la de dos, a la de tres… ©by mabm


Érase, y no una vez, sino dos y tres, y aún a la tercera no fue la vencida, una velita en llamas que no se rendía.

A la cuarta, una traviesa ráfaga de viento la hizo zozobrar, pero ahí se mantuvo ella, brillando en la oscuridad de una noche sin luna.

A la quinta, un escurridizo pequeño, jugando al cumpleaños feliz, intentó pedirle un deseo; ¡le vino de un pelo! Menos mal que su mamá, medio dormida, lo cazó al vuelo, devolviéndolo de nuevo a la cama.

A la que hizo seis, se vino arriba cuando le robó un beso ala esquinita del periódico que descansaba a su lado.

Pero… cuando la noche se apagó, ella murió de frío.

Abril 2021

9 respuestas a “A la de una, a la de dos, a la de tres… ©by mabm

  1. El conteo moderno es: uno, dos, tres… y brinca.
    Es decir tres oportunidades y zas… FUERA.
    Tu sigues tratando de apagar la velita de esa relación. Es un engaño creer que mientras la vela no se apaga hay luz, pero mientras no se apague se condume y inclusive provoca incendios desastrosos.
    Lo vemos todos los días en las noticias: “una vela causó el incendio. Falleció una persona con discapacidad motora conocida como amor que se fue y no la llevo.”
    Es hora de ser tu propio bombero Tocaya. apaga la vela, que su luz te hace daño.

    Tony Mols

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s