Cena de Hipócritas ©by mabm


Manu pensó cientos de veces en buscarla y otras tantas se le pasó por la cabeza la hilarante idea de llamarla. Perdió la cuenta de las veces que imaginó como sería volver a verla y fantaseó con que, después de tanto tiempo, tal vez ella le correspondería. ¿Que se dirían?, puede que hiciera como si no le hubiera visto. ¿Qué sentiría?, ¿aún se le aceleraría el corazón al verla? Y así, sumido en sus pensamientos, su memoria le retrotrajo a la noche en que la vio por última vez; siempre se había arrepentido de no haber salido corriendo tras ella.

Tres años antes…

Alrededor de la mesa del nuevo restaurante de moda conversaban animadamente Ana y Mario, novios desde la escuela; Paula y Roberto, que se hicieron pareja en la uni; Valeria y David, ni idea de cuándo y cómo acabaron juntos; Sergio; y Manuel; todos amigos desde la infancia salvo Sergio, que se unió al grupo de amigos en la facultad. Solían reunirse para cenar un par de veces al año, siempre que sus compromisos se lo permitían y coincidiera que estaban todos en casa.

Ana y Mario se habían casado por todo lo alto semanas antes y aún tenían la miel en la boca. Paula y Roberto iban a ser padres, sería el primer bebé de la pandilla. Valeria y David acababan de adoptar un perro, dos gatos y una pareja de hámsters. Sergio, el soltero de oro, llegó con el nuevo BMW que le había regalado su padre. Y Manuel vivía en los mundos de Yupi, y más ahora que andaba enamoriscado, aunque nadie sabía de quién. A todas luces parecían felices.

Semanas antes a la cena…

Ana y Roberto se toparon casualmente en la sala de espera de la clínica dental del padre de Sergio, ninguno de los dos sabía que compartían dentista. Ana siempre había sido el amor de su vida y aquella mañana le pareció que estaba más hermosa que nunca. A la salida quedaron para toma algo en el bar de la esquina y el miedo que siempre había tenido a perder la amistad si ella se enteraba, se esfumó como los hicieron sus prejuicios y se lo contó todo; le dijo que si quería, lo dejaba todo por ella.

Valeria y Manuel volvieron a quedar a escondidas en el mismo hotelito de las otras veces. Desde el principio dejaron claro que aquello no iba a ser más que sexo pero, como a menudo ocurre en estos casos, uno de los dos siempre se enamora.

Paula salió corriendo de su oficina tras recibir la llamada que confirmaba sus sospechas. El hijo que esperaba no era de Roberto, sino de Mario, aunque allí mismo decidió que ninguno de los dos lo sabría jamás.

Y Sergio estrenaba su regalo de cumpleaños con David, que supuestamente había salido a sacar la basura y pasear al perro, aparcado detrás de la casa que este compartía con Valeria.

De vuelta a la noche de la cena…

La velada transcurría entre risas y batallitas hasta que… hasta que por un comentario aparentemente sin importancia, que resultó ser un boomerang, se fue todo a la mierda. Los últimos que quedaron en la mesa fueron Vale y Manu, aunque al poco, tras un breve intercambio de palabras, por así decirlo, Valeria salio corriendo llorando.

Aquella sería la última noche en que los amigos volverían a reunirse.

Julio 2021

5 respuestas a “Cena de Hipócritas ©by mabm

  1. Pues estas cosas pasan, y a veces la realidad superan la ficción, pero es una historia divertida, muy al uso de principios del siglo XX, donde se daban esos amores imposibles y pasionales, con un final muy del siglo XXI, me ha gustado, es larguito, en fin que lo lee uno y se queda satisfecho, así que mi mas gentil enhorabuena para ti y 😘 😘 😘 🌹 🌹

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s