Microcuento #259 ©by mabm


Ella a veces se quiere morir. Otras dormir solo para siempre. Él, que decía amarla de verdad, deseaba ser la guadaña o el huso de la rueca que pusiera fin a su sufrimiento. Y así, en tácita simbiosis y accediendo a sus deseos, ella se quedó dormida.

Pero una noche sin luna, aquel que también decía que la amaba y tantas veces había intentado persuadirla de su propósito, por fin la halló y lamió la herida de su dedo cicatrizando su pesar.

Enero 2021

4 respuestas a “Microcuento #259 ©by mabm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s